MIGRACION
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

13º edición, con 24,000 ejemplares (2015.05) Muchas Gracias por su preferencia!

LINK
NOTICIAS NIPPON
 
 
Hora de dejar de pensar y actuar como "DEKASEGUI"

Para International Press, abril de 2007. J.Alberto Matsumoto

NOTA: Esta nota que aparece en el periódico IPC con el título "El nikkei debe aprender la historia" ha sido resumida por razones de espacio.

"Es bueno trabajar con un objetivo preciso y ahorrar dinero, pero cuando esa actitud provoca la autoexclusión y el alejamiento con los nativos del lugar, la integración y la convivencia se hacen distantes.

La historia de los inmigrantes japoneses de hace 100 años nos deja muchas referencias y enseñanzas".

Leyendo la historia de los primeros inmigrantes japoneses que llegaron al Perú en 1899, escrito por el profesor Tadao Yoshida, cuya obra se denomina "Nambei nikkei imin no kiseki (publicado en setiembre de 2006)", uno observa que haciendo las salvedades de la época, la falta de información y las limitaciones de transporte y comunicación, en todos los fenómenos migratorios se observan conductas similiares.

Más allá de que el Perú, como el Brasil posteriormente, necesitaba mano de obra para el trabajo agrícola en lugares poco acondicionados y en condiciones de trabajo muy duras, los primeros japoneses que llegaron a estas tierras no siempre eran los pobres agricultores del noreste de Japón sino desocupados de las grandes ciudades y poco acostumbrados a las tareas del campo. De todos modos, todos necesitaban dinero para mejorar sus ingresos, pagar sus deudas y ofrecer una vida mejor a sus familias, por lo que el objetivo de ellos era ir de "dekasegi (trabajar un tiempo, ahorrar lo más que se pueda y retornar)" al Perú y retornar al finalizar el contrato después de 4 años.

Más allá de que los primeros reportes oficiales no propiciaban este tipo de inmigración al Perú por las enormes diferencias geográficas, climáticas, sociales y culturales, la necesidad de reubicar a los desocupados y obtener ingresos por remesas, y de buscar nuevos horizontes para sus connacionales por las restricciones que se observaban en los Estados Unidos y Canadá, las enormes tensiones sociales internas por la alta desocupación y la contradictoria política demográfica obligaron y forzaron en parte la inmigración al exterior sin importar mucho si eso podría llegar a dar los resultados esperados. Los anuncios de la contratista Morioka Shokai, firma autorizada por el gobierno de Japón para el reclutamiento, traslado y ubicación de los inmigrantes japoneses, señalaba:" Podrá ganar de 1.20 yen a 2.50 yenes por día y en un mes más de 30 yenes. Podrá ahorrar el 70% y disfrutar de un clima fresco y agradable del Pacífico en las haciendas del Perú". Todo el mundo hacía sus cálculos y pensaba que en 4 años podrían ahorrar cerca de 1.000 yenes, suficiente dinero - en aquellos tiempos- para comprar o construir una casa en Japón.

De los primeros 790 inmigrantes casi 100 fallecen por enfermedad, por mala alimentación, etc., en tierras lejanas a su patria en menos de 1 año. Muy pronto todos se dan cuenta que trabajando en el campo, principalmente en las explotaciones de caña de azúcar, las posibilidades de ahorrar eran nulas y que la salud se deterioraba rápidamente. A los pocos meses, en varias haciendas se revelan y boicotean el trabajo. Desde luego, algunos son despedidos o se escapan para buscar mejores oportunidades, dejando impago las deudas contraídas con la contratista o con los hacendados. En unos años muchos se trasladan a Lima y otras ciudades del interior para dedicarse a tareas menos pesadas, más aptas a sus capacidades físicas y aptitudes, y por ende comienzan a ganarse la vida como peluqueros, como personal doméstico, como pequeños comerciantes, etc. En el año 1900 se registra la primera remesa a través de la contratista de parte de 237 colonos japoneses, cuyo valor total llegó a alcanzar los 962 yenes.

Posteriormente, llegan las nuevas camadas y forman una comunidad bastante sólida y próspera pero a la vez demasiada cerrada. Sus esfuerzos de integración y convivencia con la sociedad local, de aprender el castellano, de relacionarse con otros extranjeros, no fue suficiente y eso hace que, decenios después, por la política y posición adoptada por el gobierno de ese entonces, varios miles de japoneses sean deportados a los Estados Unidos y embargados todos sus bienes.

No hay que olvidar que Perú como el Brasil fueron un "escape o alternativa" por las restricciones de ingreso y permanencia (de hecho expulsión) que a fines del siglo XIX y principios del XX sufrieron los inmigrantes japoneses que habían logrado un importante posicionamiento económico en varias actividades económicas en América del norte, pero por falta de información y una buena orientación los japoneses del Perú cometen, de alguna manera, el mismo error de ser demasiado "unidos y solidarios entre sí", pero excluyente hacia los demás. No aprendieron a tiempo que el recelo, la envidia, los prejuicios y la concentración de riqueza es el peor enemigo de la convivencia social.

MUSASHI Nº 54 -Enero/Abirl de 2007
(c) J.Alberto Matsumoto-IDEA NETWORK

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE MIGRACION
INICIO DE LA SECCION MIGRACION
INDICE DE TEMAS DE ARTICULOS DE INTERES GENERAL Y CONFERENCIAS
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA