MIGRACION
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

13º edición, con 24,000 ejemplares (2015.05) Muchas Gracias por su preferencia!

LINK
NOTICIAS NIPPON
 
 
DOBLE NACIONALIDAD: No todo son ventajas

Los latinos descendientes de japoneses – nikkei – oriundos de los países de América Latina que bajo la reforma de la Ley de Control de Migraciones del año 1990 han podido venir a trabajar sin grandes limitaciones al Japón, como lo señalan las cifras (al 2004 son 270.000 brasileños de los cuales 42.000 tienen la residencia permanente, de los 54.000 peruanos 18.000 tienen este visado, etc.), muchos, por su prolongación en su estadía y constitución de familia en Japón, están optando por tramitar la RESIDENCIA PERMANENTE (eijuken). Este visado les permite evitar los engorrosos trámites de renovación de los visados y les abre puertas para acceder a créditos hipotecarios y demás beneficios que todo ciudadano japonés tiene, salvo el del ejercicio de los derechos políticos.

Dentro de estos nikkeis hay un porcentaje no muy certero, pero que se estima en un 10%, en el caso de los argentinos, paraguayos y bolivianos y en menor proporción en peruanos y brasileños por su mezcla con nativos y mayor avance en las generaciones, de personas que tienen la doble nacionalidad, o sea, que tienen también la japonesa. Generalmente, es porque cuando nacieron fueron inscriptos por su padre o madre ante el Consulado de Japón en el Registro de Familia (koseki). Y otros, a medida que forman familia y deciden vivir definitivamente en este país, lo obtienen por naturalización (kika), que se tramita ante el Ministerio de Justicia de Japón.

De esta manera, estos “japoneses” son japoneses y además de gozar de todos los derechos de un ciudadano japonés, más allá de que no las pueda aprovechar por sus limitaciones en el conocimiento del idioma y de las costumbres de este país, portan el anhelado pasaporte japonés y pueden viajar sin tantos inconvenientes por los aeropuertos del mundo ni necesitan siquiera tramitar los cada vez más tediosos visados de tránsito para los Estados Unidos o Canadá.

Sin embargo, están surgiendo nuevos problemas que emanan de la diferencia en sus nombres como latino de origen con el registrado como “japonés”. A este efecto, cuando surgen reclamos y repartos de herencia, división de bienes por divorcio y definición de la patria potestad, compra o venta de bienes en el país de origen, etc., se dan situaciones en que esas personas no son ni una ni la otra o ambas a la vez. Lo mismo sucede cuando se casan en Japón como “japonés” y quieren registrar a sus hijos en el Consulado del país de origen como nativo de ese país para que puedan conservar la nacionalidad de los padres. Las“japonesas” que pierden el apellido de soltera se complica aún más porque en Japón se usa solamente el apellido del marido. Todas las cuestiones civiles que cruzan las fronteras quedan trabadas por que, ante todo, deben demostrar que se trata de la misma persona.

Por lo que se pudo averiguar la única forma, al menos en Japón, es la de solicitar el cambio de nombre y/o apellido, o ambos, ante el Tribunal de Familia, argumentando las razones con suma claridad y las dificultades que tienen por tener “dos” nombres. Dado que el Japón no acepta la doble ciudadanía, son muy limitadas las posibilidades de hacer una “equivalencia legal” para corregir este tipo de dificultades que las leyes no contemplan. Es por eso que deben presentar muy bien los argumentos para que el juez dirima caso por caso y acepte el cambio de nombre igualando el nombre “japonés” con el nombre de origen. Aunque sigan siendo “japonés” tendrán que cambiarlo al nombre latino escrito en katakana (ideograma para las denominaciones extranjeras). Eso implica que aunque sigan portando el pasaporte japonés se hace necesario cambiar el nombre en base al Koseki corregido y realizar las notificaciones de cambio en el registro domiciliario, en el seguro de salud, en la jubilación, en el banco, etc.

En algunos trámites relacionados al país de origen con la sola declaración jurada ante un Notario Público japonés puede ser suficiente, pero en líneas generales no es tarea sencilla. A los que se naturalizan se les recomienda que en la apertura del Koseki se inscriba el nombre anterior extranjero en letras romanas y en katakana para dejar constancia de su anterior nombre y nacionalidad, evitando de esta manera engorrosos trámites judiciales y administrativos a posteriori.

Publicado en el Semanario INTERNATIONAL PRESS Nº 586, 25 de Junio de 2005

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE MIGRACION
INICIO DE LA SECCION MIGRACION
INDICE DE TEMAS DE ARTICULOS DE INTERES GENERAL Y CONFERENCIAS
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA