MATRIMONIO Y DIVORCIO
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

8º edición, con 15.500 ejemplares.

LINK
NOTICIAS NIPPON
 
 

DIVORCIO - IIº Parte

c) Divorcio judicial - saiban rikon

En el MUSASHI de septiembre hemos señalado que en Japón, las parejas pueden divorciarse bajo una modalidad administrativa ante el municipio, denominado DIVORCIO POR MUTUO ACUERDO (kyogi rikon) o ante un tribunal de familia que dispone de mecanismos de mediación y arbitraje (chotei/shinpan rikon).

Cuando no se logra acordar las pautas de divorcio o una de las partes niega el divorcio y la mediación del tribunal de familia queda sin efecto, recién se puede realizar una demanda ante un tribunal de primera instancia en lo civil para iniciar una acción de divorcio.

Al igual que el Código Civil de Perú como de algunos otros países, el artículo 770 del Código Civil japonés establece como causales de divorcio: a) el adulterio, o sea, relaciones extramatrimoniales; b) el abandono malintencionado de hogar o de las responsabilidades domésticas o expulsión del/de la cónyuge;c) la desaparición injustificada por más de 3 años; d) el trastorno psicológico de gravedad o incurable que impida la vida matrimonial y e) demás razones que imposibiliten la continuidad de la vida conyugal, como ser la violencia y la conducta deshonrosa, incompatibilidad sexual, etc.

A diferencia de la mediación o arbitraje del Tribunal de Familia en donde no es indispensable la presencia de un abogado, en un tribunal ordinario (chiho saibansho) es necesario y recomendable contratar los servicios de un abogado, pues tanto la misma demanda como los escritos (pruebas y testigos) deben ser presentados con anticipación. Los costos iniciales de un juicio pueden oscilar de 300.000 a 500.000 yenes, y a medida que se prolonga el proceso y requiera la presencia de testigos, éstos montos pueden incrementar mucho más, además de tener que pagar al abogado un porcentaje de las indemnizaciones o bienes gananciales obtenidos.

De todos modos, al momento de contratar un abogado, deben estar dispuesto a pagar una suma considerable para preparar la demanda o una defensa que no menoscabe en demasía los intereses de uno.

La demanda se debe realizar en el tribunal regional del/de la demandado/a.

Si uno de las partes no está de acuerdo con la decisión del juez (sentencia), puede apelar ante el Tribunal de segunda instancia (koto saibansho).

-divorcio por mutuo acuerdo: kyogi rikon

- divorcio por mediación: chotei rikon

- divorcio por arbitraje: shinpan rikon

- divorcio judicial: saiban rikon

- tribunal de familia: katei saibansho

- tribunal ordinario 1º instancia: chiho saibansho

- tribunal de apelación 2º instancia: koto saibansho

- adulterio: futei, uwaki

- abandono de hogar: katei hooki

- vida matrimonial: fufu seikatsu

- violencia doméstica: kateinai boryoku

Validez de los fallos judiciales del país de origen en Japón.

La sentencia de un tribunal extranjero tiene validez en Japón, siempre y cuando cumpla con los requisitos exigidos en el artículo 200 del Código de Procedimiento Civil, donde señala:

a) que la sentencia tenga autoridad de cosa juzgada y que ninguna de las partes esté en un proceso de apelación;

b) que el tribunal extranjero haya sido competente para conocer el asunto y la sentencia haya emanado de un juez competente;

c) que se haya citado al demandado para que pueda comparecer y haya tenido garantías procesales para defenderse;

d) que no sea contraria al orden público ni a las buenas costumbres y;

e) que se pruebe la reciprocidad.

O sea que mientras se haya respetado estas pautas, la sentencia extranjera tiene validez en Japón. El texto de la sentencia debe ser legalizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país y junto a la traducción en donde se señale correctamente el nombre del traductor (en Japón, no necesariamente se exije que sea traductor público matriculado) pueden presentarlo ante el municipio japonés para inscribir el divorcio. Además de la sentencia, es muy posible que tengan que presentar la partida de matrimonio con la respectiva corrección que conste la finalización del anterior matrimonio.

Los que están por contraer matrimonio por segunda vez deben adjuntar las documentaciones mencionadas ante el municipio donde desean registrar el matrimonio.

Por ejemplo, se recuerda que los artículos 2104, 2103, 2102 y demás del Código Civil peruano establecen también las mismas condiciones para que una sentencia extranjera (en este caso la japonesa) sea admitida y reconocida en el Perú.

- sentencia judicial: hanketsu

- tribunal del país de origen: hongoku no saibansho

- código de procedimiento civil: minji sosho-ho

- casarse por segunda vez: saikon

- trámite de reconocimiento de una sentencia: hanketsu no ninsho tetsuzuki

- competencia de un tribunal: saiban no kankatsu

- validez de una sentencia: hanketsu no koryoku

Patria potestad y división de bienes. Derecho a visita.

Sea la modalidad adoptada para obtener el divorcio, si existen bienes gananciales (kyoiu zaisan) e hijos, es necesario acordar las pautas de la repartición de bienes (zaisan bunyo) y cuál de las partes se queda con la patria potestad de los hijos (shinken).

El que tiene la patria potestad se hace responsable de la crianza, educación y formación de los hijos, aunque la otra parte, puede o no contribuir con una suma determinada, mensual o anual, para alimentos y educación (ioiku-hi). Sin embargo, estos montos varían según el número de hijos, del poder adquisitivo del que ha quedado obligado a pagar, etc., pues, dentro de la práctica legal y pautas sociales generalmente aceptadas de Japón oscilan de 30.000 a 60.000 yenes por cada hijo (esta cifra es totalmente orientativa, pero las estadísticas de los tribunales de familia señalan que son las cifras más habituales).

Por otra parte, el o la que obtuvo la patria potestad puede limitar el derecho a visita, aunque no impedirlo en su totalidad.

En cuanto a la división de bienes, a diferencia de otros país que exijen una división en partes iguales o en base a los bienes declarados al momento de contraer matrimonio más lo que han adquirido durante el matrimonio, mientras haya un resarcimiento económico (isharyo) en donde se contemple el pago de una indemnización razonable que sea aceptada por la parte afectada, en realidad no surgen graves inconvenientes. En Japón, la parte que se queda con la vivienda u otros bienes inmuebles, como es usual que deba seguir afrontado las deudas del crédito hipotecario, pague una suma determinada en efectivo para cumplir con el reparto de bienes.

- bienes gananciales: kyoiu zaisan

- reparto de bienes: zaisan bunyo

- patria potestad: shinken

- alimentos y educación: ioiku-hi

- resarcimiento o compensación económica: isharyo

- vivienda: jutaku

- bienes inmuebles: fudosan

- deudas del crédito hipotecario: jutaku ron no saimu

- derecho a visita: mensetsu koshoken

Demanda posterior para reclamar el derecho a visita o cambio de la tutela y patria potestad: Aunque se hayan acordado la tutela, la patria potestad de los hijos y las pautas de las visitas, si los incumplimientos son reiterados o existen evidencias claras de abandono en la educación de los hijos, el padre o la madre que quedó excluído de la patria potestad puede reclamar el cambio de la patria potestad o exigir el cumplimiento de las visitas.

Este tipo de demandas deben realizarse en el Tribunal de Familia. De todos modos, aunque exista una sentencia favorable o pautas previamente acordadas, no es fácil hacer cumplir las obligaciones de pago por alimentos ni hacer respetar las frecuencias de visitas a los hijos.

Sentencia judicial de Japón y validez en el país de origen.

Como se ha mencionado, el divorcio por mutuo acuerdo (kyogi rikon) que se tramita ante un municipio japonés no tiene valor de sentencia y por lo tanto no es reconocido por ningún tribunal extranjero.

Y la sentencia dictada por un Tribunal de Familia, aunque se tiene más el carácter de un fallo arbitral, en la práctica judicial se suele agregar un párrafo al final de la sentencia en donde especifica que la sentencia de la mediación o del arbitraje tiene valor de cosa juzgada, basándose en el artículo 24 de la Ley de Arbitraje para Asuntos de Familia (kaji shimpan-ho). Sin embargo, para que la sentencia japonesa sea reconocido por el tribunal del país de origen, es muy posible que el juez constate nuevamente a las partes para verificar si lo acordado en el Tribunal de Familia japonés es la voluntad de las partes. Según la experiencia indica de varios peruanos, la sentencia dictada por un tribunal de este tipo de competencia al parecer equivale a la sentencia de separación de cuerpos por mutuo disenso (ahora llamado separación convencional, art. 333, punto 11) que pasado 6 meses, recién se puede pedir el divorcio definitivo.

O sea que la sentencia de divorcio de un Tribunal de Familia de Japón, si bien casi cumple con las pautas exigidas por el artículo 2104 del Código Civil peruano, el juez competente en la materia puede que no reconozca directamente la validez de la misma y exija que las partes comparezcan nuevamente o confirmen lo dispuesto en Japón.

Se recuerda que el Código Civil peruano establece que: "la separación convencional se puede solicitar después de transcurridos dos años de la celebración de matrimonio (art. 333, punto 11)", y en el artículo 354 señala que "transcurridos 6 meses desde notificada la sentencia de separación convencional, cualquiera de los cónyuges, basándose en ella, podrá pedir que se declare disuelto el vinculo de matrimonio. Igual derecho podrá ejercer el cónyuge inocente de la separación por causal específica".

De todos modos, los abogados peruanos suelen recomendar que el divorcio en Perú se gestione por separación convencional que es la más razonable y menos traumática, pues si es por causal específica es prácticamente imposible, dado que los jueces exigen no sólo pruebas fehacientes sino reiteradas para demostrar una causal (Ej.: el adulterio, se puede probar únicamente cuando el adúltero ha tenido un hijo extramatrimonial).

(MUSASHI Nº 9, Octubre de 2000)

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE MATRIMONIO
INICIO DE LA SECCION MATRIMONIO
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA