LABORAL
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

13º edición, con 24,000 ejemplares (2015.05) Muchas Gracias por su preferencia!

LINK
NOTICIAS NIPPON
 
 
Procedimientos y Recomendaciones en caso de accidente de trabajo

Las asignaciones que contempla el seguro contra siniestros laborales:

1. Asignación por tratamiento médico (ryoio hosho kyufu)

Lo recomendable ante un accidente de trabajo es que el lesionado sea tratado en un hospital asignado o reconocido para tal fin (rosai shitei byoin). En las principales ciudades de cada prefectura existen estos hospitales que se especializan en la atención de accidentes y enfermedades causadas por el trabajo. Cuando son atendidos, hay que señalar que vienen por una lesión o enfermedad causada en el trabajo y pedir el formulario Nº 5 (gogo shiki - ryoio no kyufu seikyusho). Si no se llena este formulario y no está firmado por la empresa el trabajador no podrá gozar de la atención médica gratuita que ofrece este seguro. Las atenciones médicas ordinarias, las medicinas recetadas por el médico, los tratamientos en sí o las intervenciones quirúrgicas, los tratamientos a domicilio, las internaciones, los traslados admitidos a otros hospitales, etc. son los costos asumidos por este seguro.

En caso de que por emergencia o "conveniencia" del contratista es atendido en un hospital particular o no reconocido para accidentes de trabajo el trabajador deberá solicitar los recibos (ryoshusho) para luego presentarlo ante la Inspectoría de Trabajo (también deberá adjuntar la constacia médica "shindansho"). En estos casos, los reintegros se pagan en base a los criterios reconocidos por el Estado que no siempre coinciden con el importe total de los costos incurridos. Lo recomendable es que aunque el tratamiento inicial haya sido en una clínica u hospital particular, inmediatamente sea transferido a un hospital específico para accidentes de trabajo.

Los cambios de hospital para un tratamiento específico o para los chequeos pos-tratamientos deben estar autorizados por la Inspectoría (previamente deben solicitar el cambio "shitei byoin henko todoke"). El trabajador en tratamiento no puede cambiar por la razón que fuere, en forma unilateral y voluntaria, de hospital. Ha habido casos que por desacuerdos o incertidumbres en el tratamiento que estaban realizando han cambiado de hospital o de médico, pero estos cambios, si no están previamente notificados y autorizados por la Inspectoría, no pueden gozar de la cobertura del seguro. Si es por cuenta propia o con su propio seguro de salud no hay inconveniente.

2.Asignación por reposo (kyugio hosho kyufu)

Si durante el tratamiento médico (curación, internación, rehabilitación) el trabajador se encuentra impedido en concurrir al trabajo, la empresa debe seguir pagando una asignación salarial. Sin embargo, si el trabajador no recibe ninguna paga, puede, a través de la Inspectoría de Trabajo, solicitar el cobro de la Asignación por Reposo (kyugyo hosho kyufu). Es una forma de garantizar un mínimo de sustento económico mientras dura el tratamiento. Esta paga es a partir del cuarto día de la licencia autorizada por el médico y el importe de la asignación es el equivalente al 60 % del salario básico diario, tomando como base el salario promedio de los últimos 3 meses. A este monto se le suele complementar un 20 % que es pagado por un fondo de apoyo al bienestar de los trabajadores (rodo fukushi jigyo), o sea, que el trabajador cobra el 80 % del salario mencionado. Por los primeros 3 días de reposo pos-accidente, teóricamente, lo debe pagar el empleador, pero esta obligatoriedad no es exigible para los accidentes que han sucedido en el trayecto de ida a la empresa o de regreso al domicilio (tsukin saigai).

Para tramitar esta asignación se debe solicitar el formulario 8 (hachigo-shiki) denominado "kyugyo hosho kyufu shikyu seikyusho". Deberá llenar los detalles del accidente, monto salarial, planilla de asistencia, etc. El formulario debe ser llenado y firmado, tanto por el empleador como por el hospital (firmado por el médico) y si el tratamiento se prolonga, todos los meses el formulario debe ser presentado con la respectiva constancia médica. En caso de que la empresa rehuse firmar o llenar las partes solicitadas, el trabajador deberá notificar a la Inspectoría de Trabajo (rodo kijun kantokusho) para superar esta irregularidad.

Si el trabajador cobra un salario o alguna asignación salarial directamente de la empresa, se hace un ajuste o se suspende el pago de la asignación de la Inspectoría. Lo mismo ocurre si el trabajador cobra alguna asignación del seguro de salud (kenko hoken) del seguro social (shakai hoken). La cuestión es que no puede haber una superposición de asignaciones públicas, aunque sí de seguros privados que ofrecen pagos por días de internación (nyuin hoken). La asignación se paga solamente por los días que el trabajador está impedido, física y/o psíquicamente, trabajar y que dicho estado esté recetado por el médico. Los descansos o licencias por rehabilitación tomados por propia cuenta no pueden ser objeto de esta paga. Si durante la licencia autorizada por el médico el trabajador trabaja en otra parte y obtiene un determinado ingreso, se lo sanciona con la suspensión de la asignación y con la devolución total de lo que ha cobrado hasta ese entonces.

3.Pensión por lesión o enfermedad (shobyo hosho nenkin):

Si pasado 18 meses desde el inicio del tratamiento médico no logra curarse de la lesión o enfermedad provocada por el trabajo y queda en una situación de incapacidad señalada en las categorías 1, 2 y 3, se le empieza a pagar una pensión por lesión o enfermedad llamada "shobyo hosho nenkin". Desde luego, la asignación por reposo que cobraba hasta ese momento queda caduca.

Y en caso de que la lesión o la enfermedad queda curada o se llega a una instancia en donde no sea posible avanzar más en el tratamiento, o sea, que se ha hecho todo lo posible para curar pero que no puede obtener una recuperación total o mejora en el tratamiento, se paga una asignación por secuelas (shogai hosho kyufu), que está explicada en el siguiente punto.

Para el cobro de esta pensión, la solicitud se somete a un informe médico y es decidido por el director de la misma Inspectoría. Se tendrá que presentar todas las documentaciones requeridas y la respectiva solicitud, aunque como está limitado a las categorías 1, 2 y 3 que son lesiones o enfermedades de gravedad la misma Inspectoría se encarga de que el paciente cobre esta pensión. La pensión se paga mientras no se logra curar la lesión o la enfermedad. Si la lesión o la enfermedad no es tan grave, o sea, que no está en algunas de las 14 categorías que la ley estipula, pero que requiere continuar del tratamiento médico se le seguirá pagando la asignación por reposo.

No hay que olvidar que la paga varía según el tipo de lesión o enfermedad, si se ha curado o no, si es curable o no, etc. Es un tema muy delicado porque los criterios existentes no siempre satisfacen al trabajador lesionado o enfermo, y mucho menos a la familia que debe hacerse cargo de los cuidados posteriores.

Por otra parte, mientras está bajo tratamiento la empresa no puede despedir al trabajador por un plazo de 3 años, aunque pasado dicho término si el trabajador ya está cobrando la pensión por lesión o enfermedad, el empleador queda exento de cumplir con esta cláusula de protección laboral. Dado que la pensión "shogyo hosho nenkin" se paga solamente por las lesiones o enfermedades graves que estén en las categorías 1, 2 y 3, el importe anual de la categoría 1 es el equivalente a 313 días del salario promedio diario (tomando como base el salario promedio anual), para la categoría 2 son 277 días, y para la categoría 3 de 245 días, respectivamente.

La paga se realiza en los meses de febrero, abril, junio, agosto, octubre y diciembre, a través de la Inspectoría de Trabajo, a la cuenta bancaria del trabajador.

La misma fundación que promueve el bienestar de los trabajadores (rodo fukushi jigyo) suele otorgar una asignación especial para estas categorías, cuyo monto oscila de 1 millón a 1.140.000 yenes. A los trabajadores que en su vida activa recibieron premio anual (aguinaldo) se les paga un complemento en la pensión acorde a esa proporción.

No hay que olvidar que el objeto principal del seguro contra siniestros laborales (rosai hoken) es la curación de la lesión o enfermedad y el retorno al trabajo, y solamente a aquellos que por el tipo de tratamiento o secuelas no es posible regresar a su trabajo o regresan con incapacidades se les paga una pensión o una asignación única por secuelas.

4. Asignación por secuelas (shogai hosho kyufu)

Si después de realizar todos los tratamientos posibles, el paciente (trabajador accidentado o enfermo por trabajo) queda con una determinada secuela admitida por la Inspectoría de Trabajo podrá recibir una asignación por secuela (shogai hosho kyufu). La asignación por secuela que paga el seguro de jubilación (kosei nenkin) es a partir del diagnóstico médico realizado a los 18 meses, sin embargo, la del seguro de accidentes de trabajo (rosai hoken) es cuando finaliza el tratamiento médico o se llega a la conclusión de que no se puede mejorar o superar una determinada situación de incapacidad.

En este seguro se encuentran tipificadas unas 140 secuelas, clasificadas en 14 categorías. Del 1 al 7 se paga una pensión vitalicia (nenkin) equivalente por 131 a 313 días, según la gravedad de la secuela diagnosticada, cuyo monto se basa en el salario básico diario que estaba cobrando hasta ser declarado paciente por siniestro laboral. Y del 8 al 14, una asignación por única vez (ichijikin) equivalente por 56 a 503 días.

Finalizado todos los tratamientos, con la debida constancia médica, debe presentar el formulario 10 (dai jugo yoshiki) denominado "shogai hosho kyufu shikyu seikyusho", ante la Inspectoría de Trabajo. Es la Inspectoría, a través de una junta médica, la que define en última instancia el grado de secuela o incapacidad. Cuando se trata del pago de una pensión vitalicia (nenkin), el trabajador beneficiario cobrará esta asignación en 6 cuotas bimestrales, en los meses de febrero, abril, junio, agosto, octubre y diciembre. El pago se realizará directamente en la cuenta bancaria del trabajador y no a través de la empresa. Si por alguna circunstancia, el trabajador debe o desea regresar a su país, realizando el trámite correspondiente podrá cobrarlo también en su país.Si mantiene la cuenta bancaria en Japón tal vez sea más conveniente que se siga depositando en dicha cuenta y retirar la pensión en el país de origen o de residencia a través de una tarjeta bancaria para transacciones internacionales (hoy, muchos bancos japoneses emiten tarjetas bancarias con acceso a las redes internacionales como"Plus","Maestro","Cirrus", etc. que permiten el retiro de dinero depositado en la cuenta bancaria de Japón, desde cualquier lugar del mundo).

Por otra parte, los beneficiarios de la pensión pueden cobrar inicialmente el equivalente a varios años en forma adelantada (shogai hosho nenkin maebarai ichijikin seido). Y en caso de que el beneficiario fallezca en el transcurso del cobro de esta pensión, bajo determinadas condiciones, el deudo, o sea, el familiar directo, también puede llegar a cobrar parte de esta pensión. Como son cuestiones muy delicadas, en estos casos particulares se recomienda que consulten ante la Inspectoría de Trabajo o con las oficinas laborales.

De todos modos, cabe recordar que para que un trabajador lesionado o enfermo pueda cobrar una pensión vitalicia por secuelas es porque ha quedado con una secuela o incapacidad bastante grave que impide el normal desarrollo de la vida cotidiana y no puede retornar a un trabajo ordinario.

Si se trata de secuelas leves cobran solamente una asignación única (ichijikin) que comprende las categorías 8 al 14. En estos casos, el trabajador dado de alta como su familia debe realizar enormes esfuerzos para encontrar un empleo acorde a sus nuevas condiciones y capacidades.

La solicitud de pago de esta pensión o asignación por única vez debe realizarse en un plazo que no exceda los 5 años desde la fecha en que los médicos han dado por finalizado el tratamiento.

5. Asignación a los deudos (izoku hosho kyufu)

Si por alguna lesión o enfermedad causada por el trabajo el trabajador fallece, el o la cónyuge o los familiares que dependían del sustento económico del fallecido pueden cobrar una pensión llamada "izoku hosho kyufu". Obviamente no es que todos pueden cobrar esta pensión, sino, solamente aquellos que la ley estipula y la persona que realmente dependía del sustento del trabajador fallecido. Por lo tanto en orden de prioridad está ante todo la esposa (se admite a la pareja de hecho, siempre y cuando se demuestre que estaban viviendo juntos), el marido jubilado mayor de 60 años o discapacitado sin ingresos, los hijos menores de 18 años, los hijos discapacitados, padres o abuelos mayores de 60 años o discapacitados, nietos menores de 18 años o discapacitados, hermanos menores de 18 años o mayores de 60 años, etc.

En el caso de la esposa, aunque estuviere trabajando a tiempo completo, como se trata de una relación conyugal que se debían mutuamente alimentos para el sustento familiar, generalmente, al quedar viuda puede cobrar esta pensión. Por los hijos, solamente hasta que cumplan los 18 años. El problema sería por los padres que tienen ingresos o que viven separados de la familia pero que el trabajador fallecido enviaba dinero para ayudar el sustento cotidiano. Muchos trabajadores latinos suelen enviar en forma periódica remesas de dinero a sus padres que viven en el país de origen. Al fallecer, ¿la esposa puede cobrar la pensión en base a los suegros que recibían dinero de su hijo?. La respuesta es depende de los ingresos de los padres, del tipo de trabajo que poseen y del valor y la frecuencia de las remesas de dinero que solía enviar el trabajador fallecido. Si se demuestra que la remesa era indispensable para el sustento cotidiano, existen posibilidades de ser admitidos como beneficiarios de este pago.

Esta cuestión es de vital importancia porque en base al número de beneficiarios varía el importe de la pensión: si es una persona, por ejemplo la esposa, es el equivalente a 153 días de salario básico diario (si la esposa tiene más de 55 años de edad o es inválida puede cobrar por 175 días); si son dos personas son por 201 días; por tres personas 223 días y por más de 4 personas 245 días. Esto no significa que la esposa como los hijos o los padres cobren cada uno esta pensión, sino que el o la beneficiaria cobra por los beneficiarios admitidos por la Inspectoría de Trabajo. Obviamente, si el o la beneficiaria está cobrando o por cobrar la pensión para deudos del seguro de jubilación cobraría solamente una sola pensión y se toma el del importe mayor.

Si los hijos cumplen los 18 años o la esposa contrae nuevo matrimonio deja de cobrar esta pensión. La solicitud de cobro prescribe a los 5 años de la fecha de fallecimiento, y se tramita como las demás asignaciones ante la Inspectoría de Trabajo. Si si se tramita antes del año, el o la beneficiaria puede cobrar por adelantado el equivalente a 200 días, 400 días, 800 días ó 1.000 días para disponer de más dinero para sortear gastos de la familia que surgen como consecuencia del fallecimiento del titular.

6. Asignación por gastos de funeral (sosairyo)

Relacionado con la asignación o pensión que se paga a los deudos, hay una asignación más que se paga a quien se haya hecho cargo del funeral del trabajador fallecido. Si la empresa se hizo cargo de funeral es muy posible que la Inspectoría pague a la empresa. En el caso de extranjeros sin familiares en Japón se ha dado que en estas ocasiones un amigo o compañero de trabajo se haga cargo de estas cuestiones, por lo que es quien va a cobrar esta asignación.

El importe básico de esta asignación es de 280.000 yenes más el equivalente a 30 días de salario diario. Si la suma de estos dos valores no llega al equivalente a 60 días de salario se paga por 60 días.

La solicitud de cobro puede realizarse desde el siguiente día del fallecimiento hasta un plazo máximo de 2 años, aunque generalmente es después de realizado el funeral por las documentaciones que debe presentar. Debe tramitarse ante la Inspectoría de Trabajo presentando el certificado de defunción, una constancia médica donde se específique la razón del fallecimiento, el recibo emitido por la funeraria y las boletas de salario de los últimos meses. Debe llenar el formulario"sosairyo seikyusho" e indicar la cuenta bancaria del solicitante.

Si el solicitante es el deudo que va a cobrar la asignación por deudos (ver punto anterior) debe presentar simultáneamente la solicitud de cobro de dicha asignación (izoku hosho kyufu no seikyusho).

Se aclara que el fallecimiento debe ser por alguna lesión o enfermedad causada por el trabajo, y no por una enfermedad crónica o algo que no está relacionado directamente con el trabajo que estaba efectuando.

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE LABORAL
INICIO DE LA SECCION LABORAL
INDICE DE TEMAS DE ARTICULOS DE INTERES GENERAL Y CONFERENCIAS
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA