EMPRENDIMIENTO
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

13º edición, con 24,000 ejemplares (2015.05) Muchas Gracias por su preferencia!

LINK
 
 
Emprender negocios no siempre significa ganar más

- En España los argentinos son los que más negocios realizan, según un informe.
- Pero dicen que emprender no significa ser rico; muchos, apenas sobreviven.
- Es necesario trabajar en la legalidad y competir en el mercado para perdurar.

Todo inmigrante, sea cual fuere el país de destino y el tipo de trabajo que desempeñe al comienzo, generalmente de poca calificación, anhela y se esfuerza por ahorrar algo de dinero para emprender algún negocio. El sueño de muchos es tener su propio negocio, restaurante o comercio, y desde luego vivir mejor que un obrero industrial o de la construccón.

En una nota del diario La Nación de Buenos Aires (edición del 21 de mayo de 2007), apareció un titular bastante impactante que decía: "Los argentinos en España manejan negocios por 1000 millones de euros - Son los inmigrantes más emprendedores de la península; desarrollaron 21.000 empresas en 30 años". Los datos se basan en un estudio realizado por el Instituto de la Empresa (IE) de Madrid, aunque aclara que muchas son estimaciones y no datos estadísticos certeros. De todos modos, el informe señala que los argentinos son los más emprendedores dentro de los latinoamericanos e incluso mucho más que los mismos españoles, pues es el doble que éstos, de 15/100 (significa 15 de cada 100 personas). Se pudo saber que el capital inicial promedio es de unos 50.000 euros (85.000 dólares) y si se multiplica por los más de 20.000 emprendimientos la cifra arroja una inversión de más de 1000 millones de euros (1.700 millones de dólares).

Aclara que este dinero inicial no todo es dinero ahorrado sino también líneas de créditos obtenidos localmente. Sin embargo, una consideración a tener en cuenta es que un poco más del 30% de los que viven de estos negocios gana apenas 1200 euros mensuales, un nivel de ingresos bajo dentro de España. Significa que los negocios no necesariamente son rentables y que en muchos casos ganan menos que cuando eran asalariados u obreros.

Esta situación es muy parecida a muchos negocios de los peruanos y demás latinos que viven en Japón. No es inusual que a los 6 meses de emprendido un negocio familiar, generalmente un restaurante, parte de la familia tenga que salir a trabajar afuera, en alguna fábrica, para traer "efectivo" a fin de cubrir gastos. Si al año no logran solucionar los problemas de caja suelen cerrar o de hecho quebrar.
Ultimamente, en el periódico International Press de Tokio (http://www.ipcdigital.com/default1.asp?descrIdioma=es), en casi todas las ediciones impresa publica entrevistas a propietarios peruanos de comercios, restaurantes y demás negocios, en cuyas apreciaciones se puede percibir la preocupación que muchos sienten por la informalidad y la competencia desleal de algunos, las dificultades y limitaciones que tienen en captar más clientes japoneses, etc. Desde luego, hay casos exitosos que dejan enseñanzas y pistas que permiten a los demás delinear pautas más concretas para ampliar su propio mercado y adentrarse en el mercado japonés.

Si bien tampoco hay un estudio pormenorizado de los negocios latinos en Japón, salvo las realizadas por algunos investigadores universitarios japoneses en determinadas regiones del país, que de hecho sirven para injerir sobre el todo, se puede señalar lo siguiente:

- La gran mayoría son emprendimientos familiares o particulares.

- Algunos se han constituído como empresas de responsabilidad limitada (SRL) o sociedades anónimas (SA), pero no comprenden que eso no los habilita para administrar cualquier tipo de negocios 1.

- El capital inicial es fruto de ahorro de uno o varios miembros de la familia.
- Van por lo "seguro" o sea por el mercado latino, aun sabiendo que es un mercado limitado y con un poder adquisitivo medio o bajo.

- Si bien tienen intenciones en ofrecer sus productos y servicios a los japoneses, poco hacen para explorar esas posibilidades e implementarlas.

- No llevan regularmente la contabilidad interna y por ende muy pocos conocen debidamente los costos operativos del negocio y la tasa de rentabilidad que tienen. Sin darse cuenta, algunos están, desde el punto de vista financiero, quebrados.

- Cuando tienen problemas de caja suelen poner dinero propio para aliviar el faltante, pero no saben que eso es simplemente DEUDA. La no existencia de controles contables hace que las cuentas del negocio se mezclen con los gastos cotidianos de la familia.

- Aunque tengan el permiso de sanidad del municipio para funcionar como restaurante no siempre tienen regularizado los permisos de venta de bebidas alcohólicas que depende de la Oficina de Impuestos.

- No confeccionan el balance contable anual ni el Informe de Pérdidas y Ganancias. Pagan el impuesto al consumo IVA cuando compran algo a un proveedor pero no necesariamente cobran el IVA a los consumidores o aunque lo hagan no lo acreditan ante el fisco (evasión).

- Aunque subcontraten a un contador para las cuestiones contables no suelen mantener una comunicación periódica para evaluar los gastos y los puntos débiles del negocio.

- Los mismos propietarios o emprendedores no están afiliados a la seguridad social ni tampoco tiene asegurado a sus empleados. Muchos, incluyendo los miembros de su familia, están trabajando de manera informal (en negro).

- Al no llevar los "números" no saben muy bien el costo unitario de las mercaderías ni el valor de los gastos fijos. Hacen descuentos para vender pero no para tener ganancias. Promueven la competencia desleal y esos "agujeros" los cubren con ahorros o con algún familiar que trae dinero de afuera trabajando en fábrica.

- Existe una envidia destructiva entre los mismos emprendedores y no es fácil la comunicación ni el intercambio entre los pares para compartir experiencias e información útil, lo que dificulta mucho la constitución de cámaras o asociaciones empresariales.

Tomando todos estos elementos se puede decir que la mayoría de los latinos son comerciantes pero no empresarios y mucho menos administradores. Tampoco están preparados para administrar porque no tienen la formación básica y en Japón les dificulta acceder, por las barreras del idioma, a información y a los programas de capacitación empresarial que hay en las cámaras de comercio, asociaciones empresariales, municipios, etc.
Y el otro tema candente es que el mercado latino se achica y las pautas de consumo de los hijos nacidos en Japón o traídos de pequeño no son las mismas que las de los padres. Además, las familias latinas no pueden darse el lujo de comprar siempre en las tiendas latinas porque los productos importados son caros.
Los que pretenden sobrevivir no tienen más alternativa que asumir sus limitaciones, ver otras experiencias relativamente exitosas de extranjeros de otras nacionalidades como los chinos, coreanos, filipinos, etc, ayudarse mutuamente en la provisión de algunas mercaderías para abaratar costos, incorporar socios confiables capaces (no necesariamente tiene que ser un japonés, pero es importante que tenga un buen manejo del idioma y conocimientos legales y contables para corregir la actual situación) y reorientar el negocio a un mercado más amplio regularizando y actualizando todo lo que no han hecho hasta ahora.

1 En la edición Nº 708, 27 de octubre de 2007, Semanario International Press-edición en español, en una entrevista a Ricardo Yamakawa, dueño del "Restaurante Nazca", señalaba que la empresa de su hermano Rosendo "Japonesito Express" dedicado al servicio de envío de remesas de dinero al Perú fue intervenido incorrectamente porque la empresa tenía status legal como sociedad y tenía licencia.
ACLARACION: Esta firma fue intervenida por las autoridades por administrar un banco ilícito y tanto la firma como el propietario fueron sancionados, con multa y con prisión para el dueño (Don Rosendo admitió su responsabilidad y obtuvo suspensión de condena por lo que meses después se fue del país con su familia). Meses más tarde fue intervenido por la misma acusasión Copernicus Japan (actual KYODAI) y posteriormete Perú Express, ambos por haber enviado remesas o sea por haber violado la Ley de Bancos y la Ley de Control de Cambios.
En octubre del 2007 fueron arrestados varios chinos y japoneses residentes en Yokohama por haber violado la Ley de Bancos y haber remitido más de 2000 millones de yenes (unos 18 millones de dólares) de manera ilícita. Y en noviembre pasado fueron arrestado 5 extranjeros de Myanmar en Shinjuku, Tokio, por el mismo delito pues en estos últimos años habían enviado unos 1500 millones de yenes.

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE EMPRENDIMIENTO
INICIO DE LA SECCION EMPRENDIMIENTO
INDICE DE TEMAS DE ARTICULOS DE INTERES GENERAL Y CONFERENCIAS
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA