EDUCACION
Legislación Laboral: Desempleo, Protección contra accidentes de trabajo.
Seguros de Salud y Jubilación
Seguros Privados: Contra accidentes, de Vida
Impuestos a la Renta y demás: Lo que debe de saber
Economía Familiar: Ingresos, Ahorros e Inversiones. Para Compar una casa, Deudas.
Emprendimiento: Negocios por Explotar, Negocios Etnicos
Leyes de Trásito: Accidentes , Compra de un Vehículo, Palabras Utiles
Legislación Penal
Maternidad: Palabras Utiles, Trámites cuando nace un niño, Subsidios.
Matrimonio y Divorcio: Proceso para su registro.
Educación: El sistema escolar japonés. Los niños extranjeros

Migración: Migraciones, Convivencia Social, Comunidad Nikkei

JAPON, ASIA Y LATINOAMERICA
JAPON: Gobierno, Población y Geografía, Política Interior y Exterior. Economía y Finanzas, Mediana y Pequeña Empresa.
LATINOAMERICA: Comercio Exterior, Política e información de Interés General
ASIA: China
PROFILE
Ref. del Consultor Lic. Alberto Matsumoto
Idea Network: Servicios, Equipo de Trabajo
Artículos de Interés Especial y Conferencias del Lic. Alberto Matsumoto.
En Facebook
 
LIBROS
54 Capítulos para saber sobre Argentina (En Japonés) por Alberto Matsumoto
Residencia Permanente y Maturalización: por Alberto Matsumoto

13º edición, con 24,000 ejemplares (2015.05) Muchas Gracias por su preferencia!

LINK
 
 

SIMPOSIO EL MOSAICO CULTURAL DE UNO MISMO

- El problema de adaptación de los niños y jóvenes que han estudiado en el exterior -

Conmemorando el 7º Aniversario del boletín Shijo Tsushin, se realizó en la ciudad de Tokyo, el pasado 31 de agosto, un simposio sobre la identidad cultural de los extranjeros en Japón y de los japoneses que han vivido o estudiado en el exterior.

Este simposio contó además con el auspicio de la Japan Overseas Educational Services - KAIGAI SHIJO KYOIKU SHINKO ZAIDAN, fundación creada por el Ministerio de Educación de Japón en 1971 (http://www.joes.or.jp/).

La organización y presentación estuvo a cargo del Sr. Jun Furuiye, quien de niño vivió en México y cursó los estudios primarios en un colegio americano y luego en el Liceo japonés de la ciudad de México. Es el editor del boletín Shijo Tsushini. Como coordinadora de la exposición estuvo la profesora Maki Shibuya de la Universidad Educativa de Nara, y como expositores, la coreana sansei Kim Chika (nació en Kyoto, estudio en colegio japonés y parte de la secundaria y los estudios universitarios lo ha realizado en Estados Unidos, Corea y Alemania), la china japonesa nisei Haruko Nagae (nacida en China de madre japonesa que había sido abandonada e impedida su regreso al Japón por la guerra, lo que en japonés se denomina zanryu koji, y que a los 15 años regresó al Japón, donde continuó con sus estudios hasta finalizar la universidad (maestría en educación y cultura) y ahora es coordinadora de proyectos de una fundación para la difusión del idioma japonés en China), el coreano americano Tony Kim (de padre coreano radicado en Estados Unidos y de madre alemana con mezcla de sangre noruega, hasta los 10 años vivió en Japón y luego regresó a EE.UU para seguir estudiando. Finalizado los estudios universitarios viene nuevamente al Japón para trabajar como traductor. Casado con mujer japonesa y padre de dos hijos nacidos en Japón), y quien escribe, el nikkei nisei argentino J. Alberto Matsumoto.

Cada expositor presentó su interesante experiencia personal, pues dependiendo del origen de sus padres, del lugar donde nacieron y se educaron, de la pareja que han contraído en su matrimonio y del trabajo que actualmente están desarrollando ofrecen un matiz cultural muy peculiar que puede llegar a ser un ejemplo orientativo para las familias latinas que actualmente están viviendo y trabajando en el Japón y necesitan referencias diferentes a las convencionales para educar y formar a sus hijos. Lo que se ha podido apreciar en los expositores es que hay varios elementos en común: el haber estudiado en algún momento el japónes y que hoy sigue siendo el nexo de su vida familiar y laboral, el haber experimentado socialmente un tratamiento desigual o expulsivo en algún momento de su vida por la sociedad japonesa, el haber superado éstos problemas y dedicado sus esfuerzos para acceder a una educación superior y especializada, y el haber logrado conjugar su identidad cultural con la actual realidad para difundir su propia experiencia y know how de vida a los demás.

En el simposio participaron unas 120 personas, muchas de ellas con experiencia en el exterior, padres que estaban por ser destinados por trabajo al exterior, maestros de escuelas, y jóvenes que actualmente están viviendo afuera y que estaban visitando a sus familiares y amigos en Japón.

Dentro de esta sociedad, al año regresan unos 18.000 niños y jóvenes japoneses que por el trabajo de sus padres (ejecutivos de empresas y funcionarios de gobierno, ingenieros y técnicos de fábricas japonesas radicadas afuera, etc.) han estudiado en el exterior. Si bien son familias que gozan de un buen bienestar económico, los niños y adolescentes que han estudiado o estudian en el exterior, aún en colegios japoneses con programas didácticos del Japón, sufren a su regreso enormes dificultades de adaptación, tanto en lo social como en lo educativo, para lograr un lugar en la escuela como en la misma sociedad. A este efecto, fundaciones del gobierno, asociaciones de padres y alumnos, etc., han conformado un sistema de apoyo a estos niños y jóvenes para que sean recepcionados sin grandes dificultades en las escuelas (no todas las escuelas están preparadas), y puedan recuperar el ritmo de sus estudios que les permita acceder a una educación superior en el Japón u otro país que las circunstancias obliguen. Además del objetivo de cuidar y estudiar la lengua materna, en este caso el japonés, han diseñado un sistema integral para que estos alumnos puedan tener casi todo el material didáctico de las escuelas japonesas (lo provee casi gratuitamente una fundación gubernamental), orientación e información a los padres, clases de apoyo de idioma japonés para aquellos niños y jóvenes que concurren a escuelas locales o extranjeras, despacho de maestras y profesores, programas de capacitación y actualización de los educadores, etc.

En lo académico ya existe todo un mecanismo de asistencia y seguimiento de estos alumnos, sin embargo, no son pocas las dificultades de convivencia que tienen estos alumnos japoneses que han estudiado, todo o parte, en el exterior cuando regresan a sus escuelas de Japón. A pesar de que muchas veces hablan varios idiomas y poseen una percepción más diversificada de la realidad y flexibilidad en relacionarse con personas de otras culturas y valores, estas aptitudes y actitudes todavia no siempre logran ser reconocidas y acogidas de buena manera en las escuelas de Japón. De hecho, los niños y adolescentes latinos radicados en este país, al principio, han pasado muchos momentos de penurias e incertidumbre.

De todos modos, para que lo diferente y lo que no es común sea admitido y respetado lleva consigo un esfuerzo muy grande de los mismos alumnos, como de los padres e instituciones educativas. Aunque algunos padres opten por darle solamente la educación en la lengua materna, si eso no está complementado con una educación más sólida en el lugar donde están viviendo y construyendo su futuro, es casi imposible de que estos niños y jóvenes tengan la posibilidad de acceder a una educación superior que permita un posicionamiento social, diferente al de los padres que -como mano de obra no calificada- están inmersos en una realidad que les permite tan fácilmente superar el escollo del idioma y de la educación.

Actualmente, unos 50.000 niños y adolescentes en edad escolar de educación obligatoria (38.546 de la primaria y 12.246 de la secundaria básica) estudian en el exterior, en su gran mayoría por motivos de trabajo de sus padres, de los cuales unos 18.000 alumnos regresan todos los años al Japón para incorporarse nuevamente o por primera vez al sistema educativo de este país. Según las estadísticas del 2001, en Europa se encuentran 11.760 alumnos (3.344 en escuelas japonesas y el resto en colegios locales y extranjeros), en Africa 539 (144 en colegio japonés), Medio y Cercano Oriente 471 (225), en Estados Unidos 11.000 y en Asia 14.778 (11.474). En todo el mundo, más precisamente en 57 países hay 96 escuelas japonesas, reconocidas por el Ministerio de Educación de Japón, donde están matriculados 17.000 alumnos. A través de la fundación KAIGAI SHIJO KYOIKU SHINKO ZAIDAN , además de la entrega de material didáctivo para estudiar como si estuvieran en Japón, en 188 colegios no japoneses de 59 países los alumnos que estudian en colegio locales e internacionales gozan de programas de apoyo de idioma japonés (en dicho idioma reciben además clases de matemática, física, sociedad, etc. para prepararlos a los exámenes de ingreso a la secundaria superior o a la universidad por si regresan al Japón). A este efecto, el Ministerio de Edcación japonés despacha al año más de 1.000 maestros y profesores que son destinados por 2 a 4 años (al 2001 son 1.343 profesores asignados en las escuelas del exterior). También despacha anualmente unos10 directores de escuela. Además del material didáctico hay una gama amplia de programas de capacitación y actualización de los docentes.

Sin una cobertura de esta naturaleza es muy difícil que la educación en lengua materna, incluyendo la de a distancia, pueda ofrecer un nivel educativo que les permita el acceso a escuelas terciarias o universidades en el país de origen. A pesar de que muy de vez en cuando se observan jóvenes latinos que logran ingresar a universidades de renombre en su país, después de haber estudiado en Japón a través de algún programa educativo, estos casos son muy excepcionales.

 
 
VISITAR OTRAS CATEGORIAS
INDICE DE TEMAS DE EDUCACION
INICIO DE LA SECCION EDUCACION
INDICE DE TEMAS DE ARTICULOS DE INTERES GENERAL Y CONFERENCIAS
IR A PORTADA
   
Web construída por PROMEDIA